Evaluación

En la FIE entendemos la calidad como la política de mejora continua para el cumplimiento de su misión. Si nuestra misión es mejorar la calidad de vida de las personas, debemos evaluar en qué medida nuestras acciones contribuyen a ello. Así, en la FIE, calidad está asociada a calidad de vida de las personas, Pero no entendemos la persona como un ser aislado, la concebimos no tan solo en ella misma sino en relación con su familia, su entorno cercano, el equipo profesional que le ofrece apoyos y la comunidad en donde vive.

Es por todo ello que en la FIE, la evaluación se estructura entorno a dos ejes:

  • Evaluación de calidad de vida de las personas.
  • Evaluación de los indicadores definidos para cada uno de los servicios y proyectos, en base al impacto que suponen en los tres ámbitos de actuación de la FIE:
    • Personas, su familia y entorno más cercano.
    • Profesionales.
    • Comunidad.
En la evaluación de la calidad de vida se hace valoración integral de acuerdo con las dimensiones de la escala EQ5. Se intensifica la valoración de la condición física y la salud con otras escalas: Test de dependencia para personas con lesión medular, cuestionario Wuspi, cuestionario Dash, escala de Rankin modificada, índex Barthel y cuestionario Dash. Profundizar en procesos, instrumentos y métodos de evaluación de impacto de los servicios en las personas es una de las líneas troncales del Pla estratégico FIE 2021 2024.

Innovación, investigación y conocimiento

Uno de los objetivos fundacionales de la FIE era contribuir a la investigación científica y médica entorno a la lesión medular. La experiencia a lo largo de los diez años de funcionamiento ha llevado a ampliar este objetivo más allá del ámbito médico y de este tipo de lesión.

Durante los años de funcionamiento de los Centres Pont se ha evolucionado técnicamente aprendiendo continuamente de y con las personas que asisten e incorporando los últimos avances a nivel de entrenamiento para aplicarlo a las sesiones. 

Se ha podido crecer en la objetivación de las mejoras en la calidad de vida de las personas de manera científica y rigurosa. Todo este proceso de observación activa, análisis y reflexión ha llevado a innovar en recursos, protocolos y métodos. En este camino hacia más y mejores servicios se considera clave compartir los conocimientos y experiencias, para ello los diferentes trabajos se presentan en congresos, ferias… y se ponen a disposición de la comunidad.

Hasta ahora el proyecto emblemático en esta área ha sido el Cojín NUBOLO. Actualmente se está preparando un proyecto de Neuroplasticidad.

Otros trabajos en esta área son:

  • El entrenamiento cardiovascular de alta intensidad mejora la capacidad aeróbica de las personas con lesión medular. El trabajo demuestra la eficacia de un protocolo de 12 sesiones de entrenamiento de alta intensidad en personas con lesión medular. Se presentó en el X Simposio internacional de actualizaciones en entrenamientos de la fuerza, Madrid, diciembre del 2017.
  • Influencia del entrenamiento interválico de alta intensidad sobre la capacidad aeróbica de las personas con lesión medular. El trabajo propone y demuestra la eficiencia de un protocolo de entrenamiento de alta intensidad con bicicleta de mano y Skierg en personas con lesión medular, de manera que las personas con movilidad reducida trabajan el sistema cardiovascular de una manera eficiente y segura.
  • Efectos de un programa de entrenamiento con electroestimulación de cuerpo completo en la estabilidad de raquis de una persona con lesión medular. Se trata de un protocolo con el chaleco de electroestimulación para mejorar la estabilidad central de una persona con lesión medular.
  • Protocolo específico para lesiones de hombro.
  • Trabajo de estabilidad central para personas con lesión medular.
  • Batería de test de condición física y calidad de vida ATIEF, basada en las recomendaciones de la ACSM.
Cojín inteligente

Nubolo

En 2009, Isidre Esteve considero que estaba a punto para competir de nuevo y corrió en coche el Rali Dakar. Sufrió diversas úlceras como consecuencia del roce continuo con el asiento del coche, provocadas por la dureza del recorrido y su inmovilidad que lo obligaron a una convalecencia muy dura de un año y medio prácticamente tendido boca abajo de manera permanente. Aquellos momentos lo llevaron a afrontar un nuevo reto: hacer un cojín que evitara aquel tipo de úlceras por presión en la piel, muy habituales en las personas con discapacidades motrices.

Después de 7 años de ensayos, pruebas y test, la FIE, con el apoyo de Josep María Lloreda, propietario de la firma de Canovelles KH7 y en colaboración con el Hospital Vall d’Hebron, el CAR de Sant Cugat, la empresa de automoción DOGA y Mengibar SA, ha creado un cojín inteligente que supone un avance respecto los existentes hasta el momento en el mercado, es el cojín NUBOLO.

Los cojines que se fabricaban con anterioridad limitaban su uso a un periodo máximo continuado de 8 horas. El cojín NUBOLO permite su uso hasta 16 o 18 horas sin riesgo de tener úlceras por presión.

El éxito de este producto se basa en del mecanismo de inflado y desinflado automático del cojín que hace variar las presiones según la zona, hecho que asegura la relajación y el buen estado de la piel.

El sistema se puede adaptar a las necesidades concretas de cada persona y en diferentes situaciones ya que trabaja con el mínimo de presión posible en cada zona.

Hay tres versiones:

  • El Núbolo Cell: destinado a personas con bajo riesgo de tener úlceras.
  • El Núbolo Pro: para personas que tienen mayor riesgo de padecerlas.
  • El Núbolo Med: para personas que ya han padecido úlceras o tienen alto riesgo de padecerlas.
Proyecto

Neuroplasticidad, realidad virtual y entrenamiento

Este proyecto pretende probar un protocolo de trabajo de entrenamiento basado en las nuevas tecnologías, para persones que por cualquier causa han tenido alguna lesión cerebral que ha afectado a su movilidad.

Nuestro cerebro tiene la capacidad de adaptarse y cambiar creando y modificando sus neuronas. El sistema nervioso lo podemos comparar con una red de carreteras. Tienen la capacidad de reorganizar “las rutas neuronales”, puede crear nuevas conexiones entre ellas e incluso crear nuevas carreteras para que la información pueda llegar al lugar que corresponde.

Cuando debido a un accidente, una enfermedad o cualquier otra circunstancia, hay carreteras que se bloquean, el sistema nervioso puede buscar variantes para “esquivar” el problema creando nuevas vías mediante la neuroplasticidad, sin fecha de caducidad y para todas las personas a lo largo de toda la vida.

La realidad virtual se ha mostrado eficaz en la mejora funcional a corto y largo plazo.

En este proyecto se pretende utilizar videos grabados por deportistas de alto nivel con cámaras 360, para que la persona con movilidad reducida pueda, con la realidad virtual, vivir diversas prácticas deportivas y tener una mayor variedad de sensaciones “olvidadas” para crear nuevas vías neuronales. Se proporcionará una gran variedad de estímulos y de una calidad excepcional.

Una vez que las personas hayan completado el protocolo de entrenamiento, se analizarán los resultados y se emitirán las conclusiones respecto como este método puede mejorar su calidad de vida.

Con la colaboración de